Facultad de Química

Desde la creación de la Ingeniería Química como tal, es difícil encontrar una faceta de la vida moderna sobre la que los Ingenieros Químicos no hayan tratado. Además de facultar el núcleo de las industrias de proceso, han sido parte del auge principal de la industria de materiales, tecnologías energéticas, farmacéuticas y alimentarias. Tradicionalmente el Ingeniero Químico que es demandado por este vertebrado sector ha de tener conocimientos y capacidad para concebir, calcular, diseñar, proyectar, construir, poner en marcha, operar, evaluar, planificar, optimizar, dirigir, formar, liderar, auditar, prever cambios e innovar, siendo su campo fundamental de actividad las instalaciones, equipos, procesos e industrias, en los que la materia experimente cambios de morfología, composición, estado, energía o reactividad. En este sentido, en todos los países europeos, con independencia de la estructura académica adoptada en el proceso de convergencia europea, la profesión de Ingeniero Químico está reconocida con el máximo nivel profesional.

El perfil del Ingeniero Químico se encuentra totalmente asentado, siendo una titulación de éxito entre los estudiantes de nuevo ingreso y una de las más demandadas, con más de una treintena de Universidades en España impartiendo dicha carrera, y manteniendo altos índices de empleo dentro y fuera de nuestras fronteras.

Más información (pdf).